Noticias


Ciudad

La vieja terminal: Le damos salida… a una nueva historia

Un repaso por las diferentes historias que se vivieron y reviven en la vieja terminal de ómnibus de la ciudad.

11 de Mayo 2019 Más ciudad para todos


Nos dirigíamos hacia el este por la calle San Martín, el sol de la tarde acompañaba nuestra caminata. Ni bien cruzamos la calle Chalup, vemos el edificio de la vieja Terminal, seguimos unos metros y nos encontramos una especie de galería que se interna dentro de la añeja construcción. Nos sedujo el laberinto y no pudimos resistir el mirar hacia ese lugar. Al instante, creímos escuchar voces “¿Querés media o cuarta barra?” y alguien que respondía “Dame media, nos vamos casi por una semana”. En ese momento nos pareció ver la vieja camioneta, una jeep amarilla, que nos trasladaba a Costa Uruguay. El padre de Juan nos llevaba todos los veranos al campo, no había electricidad, la vieja pileta debajo de la enredadera, iba a albergar la media barra de hielo por unos días, tan solo protegida por una bolsa de arpillera que, milagrosamente, la hacia durar varios días sin transformarse en liquido y escurrirse por el desagüe.

Estamos hablando de hace casi cuarenta años, por aquel entonces el Mercado Municipal se ubicaba detrás de la orgullosa Terminal de aquella época, los puestos de venta eran visitados diariamente por decenas de gualeguaychuenses. Resaltaba por aquel entonces la venta de pescado, ya sea de nuestro río o del Uruguay cercano. Sobre calle San Martín había un pequeño ingreso para automotores que desembocaba en las cámaras frigoríficas, desde donde viajaban hasta nuestras manos, por una canaleta de madera, barras del refrescante hielo que acompañaba fiestas, bailes y en nuestro caso, la aventura al campo.

Con La ReVista, nos acercamos hasta la Dirección de Rentas, donde charlamos un rato con nuestro compañero de la municipalidad Alberto Rodríguez, quien enseguida sonríe recordando, “Trabajábamos en las cámaras municipales, con hielo en barra que se traía del frigorífico, el pescado y las medias reses. En el mercado había carnicerías y pescaderías, las barras se vendían al público, salían de la cámara y por una rampa se acercaban a la ventanilla de venta cortábamos cuarta o media o se llevaban la barra entera “relataba nuestro entrevistado. Su cara mostraba gestos variados, el recuerdo, la nostalgia y la alegría de lo vivido en aquella época, se entremezclaban mientras agregaba “El hielo venía en camiones desde el Frigo, tenías que estar abrigado y con guantes en las máquinas porque había entre 2 y 3 grados bajo cero” Ya nos íbamos y nos deja una anécdota, “Una vez la jefa dejo la mano en el corredor del hielo mientras la barra se desplazaba, no saben cómo le quedó!!!, reventadito, estábamos preparando 40 o 50 barras y ella miraba distraída y dejó la mano”. Y así nos fuimos dejando a Alberto en el Archivo de Rentas seguir con su trabajo porque además nos interesaba también el otro lado de la manzana, donde muchas veces, cada uno de nosotros, llegaba o se iba de la ciudad,

Por aquel entonces, las dársenas de la Terminal se nutrían con las visitas de empresas que recorrían la provincia o iban a Capital Federal,  que alternaban con alguna internacional que cubría el viaje a Fray Bentos o Mercedes para allí combinar a Montevideo. Los primeros “doble camello”, apelativo que recibía gracias al crecimiento en altura de su techo antes de la mitad del micro, ponían en jaque  los techos de las dársenas sobre calle Bolívar, la modernidad ya amenazaba al viejo edificio que parecía achicarse con el tiempo frente a los nuevos transportes de pasajeros.

En La ReVista necesitábamos alguien que ponga en marcha la máquina del tiempo y recurrimos a una compañera municipal, hoy jubilada Norma Mujica quien con una hermosa memoria nos acerca datos “Miren, las empresas que prestaban servicio eran tata, Rápido, Ciudad de Gualeguaychú, Jovi Bus, Flecha y ETA internacional. Cada micro que arribaba a la terminal firmaba una planilla donde figuraba su destino, hora de llegada y cantidad de pasajeros, lo mismo para los que salían de acá. Esa planilla se enviaba a municipalidad para el cobro del derecho de andenes” comenzó a relatarnos nuestra compañera, ya agregaba “Se trabajaba en cuatro turnos rotativos de seis horas cada uno, comenzando el primero a la medianoche.”,

Mate por medio seguimos charlando con Norma quien no paraba de hablar, contaba sobre sus jefes, anécdotas y sobre todo recuerdos de cómo se trabajaba armoniosamente en la vieja terminal. “Tuve de jefes a Ricardo Quinteros, Carlos Zapata y Raúl Pérez, todos los que trabajamos en los 90 tuvimos un reconocimiento del por entonces Secretario de Servicios Públicos Pablo Baffico por el pintado de la terminal, la foto aún debe estar en los legajos de la Dirección de personal” nos decía la no hace mucho tiempo compañera jubilada. Mate por medio y sin dejarnos casi hablar, volvía a tomar la palabra para decirnos “Los coches se anunciaban siempre diez minutos antes y sobre la hora, además se tocaba un timbre”. El agua del termo se había agotado, no quedaban biscochos y Norma debía cocinar, así que nos despide, pero no sin antes dejarnos ir sin contar una anécdota “Un día estaba de turno con Luis (Bazzano) ya fallecido, creo que era el de 12 a 18 y el me pregunta si quería comer con él, que había traído puchero (se sonríe nuestra entrevistada), Cuando veo, porque la verdad tenía apetito, me dio cosa, había puesto la carne del puchero dentro de una lata de durazno y me la ofrecía” No pudimos frenar nuestra carcajada, la forma que lo contó y las expresiones que puso nuestra compañera, pareció transportarnos a esos momentos, nos ha sucedido cada vez que charlamos con compañeros de trabajo de la Municipalidad, condimentan el relato con amor hacia su trabajo, con más recuerdos bellos que tristes.

Y dejamos atrás a Alberto y Norma, a los puestos del Mercado Municipal, a las barras de hielo que abastecían, no hace tanto, fiesta tras fiesta en nuestra ciudad, dejamos atrás la vieja terminal con sus laberintos de recuerdos y miramos hacia delante, nos enfocamos en el proyecto de recuperación edilicia del predio, hoy habitado tan solo por algunas oficinas y mucha memoria, aquella memoria que sigue viva en nuestra pequeña gran ciudad, aquella que a ningún pueblo se puede quitar.

Y nos vamos, nos alejamos de una nueva historia, nos llevamos resonando en nuestros oídos el…. “Se le da salida al coche ubicado en la plataforma número dos, empresa Ciudad de Gualeguaychú, con destino a Concepción de Uruguay, Colón, San José, Concordia y Chajarí de hora catorce…”

 

Por: La ReVista Visión Municipal - Dirección de Personal - Edición Mayo 2019

 

 


Mirá las últimas noticias

AGENDA
FARMACIAS DE TURNO
Hoy 26 de Mayo

Artigas

Artigas 1947

440739

Boretto

Chacabuco 69

431820

Mañana

Diaz

25 de Mayo 1102

425458

Nueva Pasteur

Rivadavia 1156

435001