Noticias


Ciudad

Se presentará el libro "Historias chiquitas que cuentan la historia grande"

Será el viernes 17 de mayo a las 19 hs. en el Museo de la Memoria Popular. Recuperaremos la historia de Edgardo “Guecho” Guerra, gualeguaychense víctima de la dictadura genocida, junto a sus familiares y ex presos políticos compañeros de militancia.

15 de Mayo 2019 Derechos Humanos


Edgardo Guerra…¡presente! Así se llama la actividad que propone el Museo de la Memoria Popular de Gualeguaychú (Maestra Piccini y Maipú - Parque de la Estación) en la cual se presentará el libro "Historias chiquitas que cuentan la historia grande". Se trata de un libro realizado por el grupo Memoria, Derechos Humanos y Solidaridad, de la ciudad de Goya, Corrientes.

 

"La actividad está centrada en compartir la historia de Edgardo Guerra, gualeguaychense que fue víctima de la dictadura genocida. A través de los testimonios de su esposa, Uli, su hija María Eva, y de sus compañeros de militancia queremos reconstruir su memoria. Es una deuda que tenemos como comunidad" expresó Matías Ayastuy, responsable de Derechos Humanos de la Municipalidad.

 

Participarán Mabel Fernández, compiladora del libro "Historias chiquitas que cuentan la historia grande", e integrante del colectivo Memoria, Derechos Humanos y Solidaridad de la ciudad de Goya; Alicia Casabonne (esposa), familiares; Carlos Gonzalez, Dalmiro Suárez y Juan Arguello, ex presos políticos compañeros de Edgardo Guerra.

 

Acerca de Edgardo Guerra

Edgardo Guerra, (Negri, como también se lo conocía) nació el 23 de octubre de 1941 en la ciudad de Gualeguaychú, hijo de Enrique Guerra y de Paula Micaela Roldán. Su padre trabajó en el Frigorífico y en la Aceitera. Uno de sus hermanos, Lázaro Guerra, tal vez el más conocido, fue dirigente de la UOCRA (Unión Obrera de la Construcción) y de las 62 Organizaciones, también fue concejal por el peronismo en el año 1973. Enrique, Lito y Adriana Margarita eran sus otros hermanos, Edgardo o Guecho era el menor.

 

La familia Guerra es una de las más tradicionales de Pueblo Nuevo. Las referencias que nos llegan de su juventud son fragmentadas pero nos sirven para trazar algunas grandes líneas. Por ejemplo, que entre los 15 y 16 años trabajó en la FITIN, una metalúrgica que estaba al lado del Frigorífico, que hacía música con el clarinete, instrumento muy difícil de aprender en forma autodidacta, que su participación en la orquesta Manhattan Jazz lo vinculó al ambiente social del centro de la ciudad, que le gustaba, como a todos los Guerra, lucirse en las pistas de baile, que era católico practicante, que siendo mayor de edad, y para extrañeza de muchos, decidió ingresar a un seminario para ser sacerdote.

 

Recuerda Alicia Elena Casabonne (Uli) quien fue su esposa y compañera de militancia, que lo conoció a fines de los años ´60 en Corrientes. Negri, así lo llama, participaba de la corriente católica del Movimiento de Sacerdotes para el Tercer Mundo y su opción por los pobres; en ese momento, cuando lo conoce, se estaba replanteando su vocación religiosa para orientarse hacia el trabajo político y social. Pronto, junto a otros compañeros integra los primeros grupos de la JP (Juventud Peronista) y de Montoneros en el nordeste del país.

 

A fines del año 1972 cae preso junto a su compañera Uli, a él lo destinan a la cárcel de Trelew y a ella a Villa Devoto. Trelew tenía entonces un régimen muy riguroso pues recientemente se había producido la fuga; ambos son liberados en mayo de 1973 con la Amnistía de Cámpora.

 

Estando en libertad y en representación de su organización Guecho trabaja con los movimientos rurales, principalmente con las Ligas Agrarias del Chaco, que era un movimiento vinculado a la actividad algodonera. Y en marzo de 1974 nace su hija María Eva.

 

En abril de 1975 es nuevamente detenido en Sáenz Peña, lo llevan a la Brigada del Chaco donde se lo tortura salvajemente, pasa un tiempo en la cárcel de Resistencia y nuevamente lo trasladan al Sur, a Rawson. Con su esposa también presa es muy poco, por no decir ninguno, el contacto que tiene con su familia. Sólo algunas cartas y encomiendas. El sufrimiento mayor es no ver a su hija María Eva, que al momento de ser detenido tenía un año. Hacia el año 1979 se vive dentro de la cárcel de Rawson una situación de acorralamiento muy fuerte: amenazas de traslados (lo que en buen romance significaba la ejecución del detenido), sanciones, y una fenomenal soledad.

 

En el caso de Guecho, además agravadas por las noticias de la muerte de un hermano y luego de su padre. Estas circunstancias sumergieron a Guecho en un cuadro depresivo del cual no pudo salir. El 11 de noviembre de 1979 se quitó la vida. Tenía 38 años.

 

Fragmentos de la nota "EDGARDO GUERRA (Guecho) Una historia que no se debe callar" de Osvaldo 


Mirá las últimas noticias

AGENDA
FARMACIAS DE TURNO
Hoy 13 de Octubre

Rébori

25 de Mayo 652

422532

Nueva Pasteur

Rivadavia 1156

435001

Mañana

Sabín

Urquiza 1205

425759

Catedral

Urquiza 511

423030